Inicio | Noticias | Tradiciones | Los sonidos del México; ayer, hoy y mañana

Los sonidos del México; ayer, hoy y mañana

Por
Los sonidos del México; ayer, hoy y mañana

La diversidad sonora del país forma parte de la cultura mexicana. Se lucha por el rescate, la defensa, divulgación y enseñanza de la música regional

 

Hemos hablado de México desde la visión gastronómica y el turismo, no obstante su historia sonora también es parte de su gran diversidad cultural. De hecho no se concibe ésta sin la presencia de la música Es por ello que nuestro país es considerado un escenario vivo de variedad, en cuanto a modos de vida y costumbres se trata, en él hay un sin fin de colores, formas y sobre todo de sonidos.

Por eso cada estado y región conforman un enorme mosaico musical con brillo y proyección propia, haciendo de México un país rico en trayectoria melódica, tanto por sus aportes a esta forma de arte universal, como por la incorporación de valiosísimas influencias que han enriquecido su evolución.

La  música es parte de la vida cotidiana, pues desde los ritos de nuestros antepasados, pasando por las fiestas populares de los pueblos indígenas que luchaban por mantener vivas sus tradiciones, hasta los ritmos de vanguardia que ubican a nuestro país entre las corrientes más modernas en esta manifestación artística.

Cabe mencionar que los primeros instrumentos eran provistos por la naturaleza, así los caparazones de tortuga (para las percusiones) y los caracoles de mar (de viento) fueron los más utilizados en la época prehispánica. Pero al igual que en la gastronomía, con la llegada de los españoles, la música también sufrió mestizaje y rápidamente se incorporó en el proceso de  dominación indígena, ya que éstos tenían mayor facilidad para aprender música y voces privilegiadas.

Hacia el siglo XIX las influencias musicales llegaban de toda Europa y se instalaban rápidamente en el gusto popular. En los círculos sociales más selectos se bailaban los valses vieneses, la música francesa y ya se hablaba de música "culta". Sin embargo, en las reuniones populares predominaban los sones, jarabes, y las primeras canciones románticas.

La Revolución de 1910 trajo muchas restructuraciones sociales y la música no fue la excepción, pues fue en ese lapso de tiempo cuando se inventaron los corridos, como una forma de expresión y comunicación entre las tropas revolucionarias.

Como se sabe los corridos relatan los sucesos  más importantes del día, la vida de sus protagonistas y de alguna forma funcionaba como una crítica al momento que se estaba viviendo. Fue tal su relevancia que hasta nuestros días sigue siendo una expresión musical de las regiones del norte.

Al término de la lucha y con el auge de posguerra que vivían los norteamericanos, llegaron el Charleston, la Picaresca, el Jazz, el Swing y la radio. Por parte de Cuba se introdujeron como género popular el Danzón, el Mambo (estos dos ritmos adoptados como mexicanos) y la moda de las grandes orquestas. México por su parte aportó el Bolero, el Mariachi, reconocido hoy en día como Patrimonio de la Humanidad,  y la música Ranchera como respuesta popular. Ya para los 40´s, con el cine de oro mexicano, la música fue fundamental para los artistas.

A pesar de la llegada del rock and roll, en los 60´s, no se pudo desplazar  a los sones, los huapangos y  los jarabes que se escuchaban al interior de las provincias, ritmos que actualmente siguen en evolución y luchando por no desaparecer.

Durante las últimas décadas, la música en México ha tenido importantes evoluciones tanto en a la música clásica como en la de vanguardia, al mismo tiempo que se lucha por el rescate, la defensa, divulgación y enseñanza de las música regional, pues ésta  ha resurgido con mucha fuerza de la mano de mexicanos preocupados por mantener viva nuestra cultura y nuestras tradiciones.

Por tanto se podría decir que modas han ido y venido, sin embargo, la música popular mexicana ha pasado por el tamiz de la calidad y como sucede siempre, permanece.

  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato

Etiquetado como:

Tradiciones

Califica este artículo

0